Marina Oroza

Poemas

Acaso

Acaso podamos ser, magma,
el escote de este cuerpo,
el mundo de la montaña,
la esencia desde la cumbre
brotando disuelta, magma.
Acaso podamos ser
el viento que escribe
me ahogo en tu herida,
la soledad primera,
el peso en la planta del pie,
el pie disuelto en la mano
que tengo en la espalda.
Acaso un animal en la ingle
abra y cierre una puerta
y en el vientre se encuentre
el pecho creciendo deprisa.
Acaso los brazos sostengan
el desafío de la mirada,
la pierna derecha se llene
del tiempo que pasa
y la pierna izquierda exprese
el discurso de la derecha.
Acaso podamos escucharnos
hasta perderlo todo,
volver a escuchar otra vez
y recoger los frutos.
Acaso seamos esa mezcla,
fenómenos atmosféricos.
Acaso el río lleve
la llama siempre viva,
la raíz de esta corriente
que llegará ya sin flor
hasta un horizonte
de peces y de patos,
de lava y calma a la deriva.